TESTIMONIOS

Hace dos años cuando decidí pedir ayuda me sentía fatal, no recuerdo haberme sentido tan mal en mi vida o por lo menos que la pena que sentía durara tanto tiempo. No tenía ganas de nada, dormía mal, no soportaba ir al trabajo, lo pasaba muy mal y cada día me costaba más levantarme y seguir adelante. Siempre he tenido muy mala opinión sobre mí misma, nunca me he creído ni lista, ni guapa, ni interesante... Siempre con miedo a todo. Me costó bastante dejar de sentirme así, pero poco a poco lo fui consiguiendo, con la ayuda de mi psicóloga.
Cambiar de opinión sobre mí, sentirme bien conmigo misma y creer en mí son cosas que hace un tiempo las creía imposibles y eso se lo voy a agradecer toda la vida. Ahora pienso que pedirle ayuda fue la mejor decisión que pude tomar. Me siento tan bien y diferente que lo único que me hubiera gustado es haberla encontrado antes en mi camino. Pero como me dijo ella misma, nunca es tarde. Lo más importante es creer en una misma, si lo logramos, podemos hacer cualquier cosa.

 
 

CARTA DE LOS DÍAS MALOS (escrita para mí misma y que resume lo que he aprendido en terapia con mi psicóloga)

¿Te sientes mal hoy?
Piensa que solo es por hoy, que no vas a sentirte mal más que un día o quizás unas horas.
Piensa que te has sentido mucho peor que hoy y se te ha pasado, has salido adelante.
Sabías que iba a haber días malos y días buenos. Este es malo, no pasa nada.

¿Crees que no vales para hacer cualquier cosa que se te presente? No es verdad, recuerda que cuando se trata de tí no eres objetiva, nada objetiva.
No eres capaz de ver lo bueno dónde está y en cambio sí ves lo malo aunque no esté.
No le hagas caso a los pensamientos negativos. Puedes hacer cualquier cosa que te propongas. Creías que no serías capaz de dejar el trabajo, cambiar de ciudad, volver a estudiar, y lo has hecho.
Todo es posible, solo tienes que creer en tí. Da igual lo difícil que parezca. Siempre los cambios y los comienzos son difíciles, pero al cabo de un tiempo te sientes mejor. Y cuando te das cuenta de que te sientes mejor con el cambio y lo has logrado, te sientes aún mejor y tienes más ganas de hacer cosas.

Los pensamientos negativos sobre tí, los creas tú. La gente no piensa de tí lo que tú crees que piensa, no piensa que seas tonta, ni poco interesante, ni te miran cuando vas por la calle, ni se pasan todo el tiempo juzgándote. Tampoco tienen una idea de cómo eres con solo verte. No es así, sé que es difícil de llegar a creerlo, pero lo has llegado a creer. Lo que tienes que hacer es no olvidarlo NUNCA.

No dejes de salir a correr, te hace sentir súper bien, cuando creas que te empiezas a sentir mal, sal a correr.
No tengas miedo de las cosas nuevas, de la gente nueva y de los lugares nuevos. Los cambios siempre son para mejor, este año lo has comprobado, así que no hay que tener miedo, ni evitar cosas nuevas.
Cuando te sientas mal, lee esta carta y acuérdate de todas las cosas que antes te hacían sentir mal y ahora sabes que las has superado.
Has superado muchas cosas que te daban miedo y te has dado cuenta que eres capaz de conseguir otras que ni te imaginabas.
Piensa positivamente y te sentirás bien y sobre todo cree en tí!

 
 

Haber acudido a mi psicóloga ha sido un acierto.

En un momento de indecisión en mi vida, me ayudó a aprender las herramientas necesarias para dirigirme y tomar las mejores decisiones.

Ella me ha tratado siempre con cariño y una sonrisa, ambas cosas necesarias para afrontar los problemas y sentirme segura para poder expresarle cualquier cosa.

 
 

Mi caso fue que a lo largo de mi vida tuve encuentros sexuales en los que me encontré incomodo, presionado y algo asustado por lo desconocido. Al principio mis encuentros no fueron tan buenos como quisiera ya que, de los nervios, no conseguía disfrutar y no tenía erección. Así me tiré hasta los 25 años. Intentaba evitar el sexo y cuando lo tenía, tomaba pastillas para tener erecciones (cosa de la que me sentía mal y avergonzado). A los 25 años, decidí buscar ayuda profesional y creo que ha sido de los pasos más importantes e increíbles que he dado en mi vida, ya que cambié mi forma de ver las cosas y conseguí afrontar mis problemas. Poco a poco empecé a trabajar en mí, con ejercicios y con tiempo y vi los grandes resultados de poder disfrutar del sexo y de la vida en general. Estoy muy agradecido y feliz.

 
 

Encontré el Instituto por Internet, y llevaba tiempo pensando en ir al psicólogo por algo que me pasaba y quería entender y solucionar. Nunca había ido antes, pero como mi problema me empezaba a molestar cada vez más dije: vamos a probar.
Mandé un email y al día siguiente ya me llamaron para acordar la primera cita informativa. Y pensé, no tengo nada que perder. Así que fui, bastante estresada la verdad, pero enseguida mi psicóloga me puso cómoda.
Conté mi problema, y lo que me gustó es que no era solo yo hablando, sino que era una conversación entre las dos; y luego, su manera de trabajar - entender el problema y darme herramientas, tener un plan de acción ¡perfecto!. Me pareció un método muy tangible, con maneras de solucionar muy concretas; y mi psicóloga muy comprensiva y atenta a todo lo que le cuentas.
Siempre dicen que es muy difícil encontrar un psicólogo que te vaya bien a la primera, pues yo puedo decir que tuve mucha suerte. Así que en mi opinión, si nunca has ido antes al psicólogo y tienes algo que quieras entender y encontrar soluciones - yo recomiendo a mi psicóloga al 100%.
Para mí ha sido un perfecto mix entre el lado humano y comprensivo, y el lado profesional y concreto.