CUIDARTE A TI CUANDO TIENES HIJOS/AS NO ES SER EGOÍSTA

Hoy en día tener hijas/os es una elección. Son varios los motivos por los cuales una pareja o una persona decide tener descendencia (culturales, emocionales, etc.); sin embargo, tomar la decisión que tener hijas/os conlleva una serie de aspectos y circunstancias que, en muchas ocasiones, no contemplamos.

Sea cual sea el motivo por el cual decidimos tener hijas/os, además de ser una experiencia increíble, lo cierto es que son una gran responsabilidad y, cuando llega a casa un nuevo miembro, se modifican nuestros roles y hábitos de vida que debemos readaptar sobre todo en los primeros meses. La rutina laboral, las tareas de la casa, las relaciones sociales y familiares, los hobbies, el tiempo de ocio, etc. toman una nueva perspectiva que afecta tanto a madres como a padres.

Aunque somos conscientes que maternidad y paternidad comparten grandes semejanzas, hasta ahora mayoritariamente han sido las mujeres las que, en muchas ocasiones, asumían un rol diferente, dejando de lado muchos aspectos de su vida que antes de la llegada de las/los hijas/os sí eran importantes. Actualmente cada vez más hombres asumen un rol más activo en la crianza y cuidado de sus hijas/os.

¿Qué cosas son recomendables hacer cuando tenemos hijos/as?

Son muchos los aspectos a tener en cuenta a la hora de tener hijas/os, y es por ello que nos encontramos con infinidad de recomendaciones y comentarios de gente de nuestro alrededor sobre lo que es adecuado hacer o no, cuando decidimos tenerlos.

Sin embargo, aunque hay muchas opiniones, desde una perspectiva psicológica entendemos que hay algunos aspectos importantes a tener en cuenta que son susceptibles a críticas y hacen que, tanto hombres como mujeres, nos cuestionemos si estamos haciendo bien o no.

Fomentar la autonomía de las/los hijas/os. La educación, el cuidado y el tiempo que compartimos con ellas/ellos son muy importantes para su desarrollo; sin embargo, debemos tener en cuenta que nuestras/os hijas/os son personas independientes y tienen derecho a hacer su vida y a tomar sus propias decisiones, sintiéndose valoradas/os y apoyadas/os. El mejor ejemplo de autonomía para las/os hijas/os somos nosotras/os mismas/os.

Tener tiempo para ti misma/o. Sabemos que ser madres/padres es una condición que nos acompaña las 24h del día, sin embargo no significa que todas esas horas estén dedicadas a nuestras/os hijas/os. Es importante no dedicarse sólo a ellas/os, sino que nosotras/os también necesitamos amor, comprensión, protección, tiempo libre y diversión para poder descansar, hacer ejercicio, tener un hobby, salir con amigos o amigas, etc. y por tanto, debemos darle a todo esto algún lugar en nuestro día a día.

Dedicarle tiempo a la relación de pareja (si tenemos). Tener descendencia es una responsabilidad de ambos miembros de la pareja (en caso de tenerla), es decir, es una decisión conjunta que conlleva implicación por parte de ambas/os. Sin embargo, tener hijas/os no implica necesariamente dejar de lado la relación de pareja. Puede que nuestra rutina haya cambiado pero podemos hacer muchísimas cosas para cuidar nuestra relación: hacer una cena romántica de vez en cuando (dentro o fuera de casa), dedicar un rato cada día a contarnos nuestro día y a escuchar las inquietudes, miedos y deseos de la/del otra/o (aunque estemos cansadas/os, aunque sean sólo cinco minutos, nos acercará), recordar nuestras fechas especiales y tener pequeños detalles que hagan saber al otra/o que seguimos pensando en ella/él, etc. No olvidemos que nuestras/os hijas/os también aprenden de la relación que ven entre nosotras/os. Si nos mostramos amor, cariño, apoyo y respeto también se lo estamos enseñando a ellas/os.

6

¿Qué cosas no son recomendables hacer cuando tenemos hijos/as?

Igual que hay recomendaciones sobre lo que podemos hacer cuando tenemos hijas/os, también hay cuestiones a tener en cuenta de lo que no es aconsejable hacer. Todo ello encaminado al beneficio tanto de madres y padres, como de hijas e hijos.

Creer que las/os hijas/os son lo único importante en la vida. Tener hijas/os implica incondicionalidad, es decir, estar ahí para ser su apoyo, educarles, acompañarles, enseñarles, aceptarlas/os como son, guiarles, etc. No obstante, aunque son una responsabilidad, no son lo único importante en nuestra vida, ya que existen otras áreas que también lo son. Sin embargo, en ocasiones sentimos o nos hacen sentir que “ahora ya toca dejar de pensar en mí para sólo pensar en ellas/os”. Para ofrecerles lo mejor a tus hijas/os es importante estar bien con una/o misma/o y para ello puede ser recomendable estimular otras áreas de nuestra vida: trabajo, pareja, ocio, amigos/as, familia, etc.

Dejar de lado nuestros sueños. En ocasiones, tras el nacimiento de nuestra/o bebé, podemos dejar de lado nuestros sueños, lo que queremos hacer para sentirnos realizados/as, lo que siempre hemos deseado, lo que anhelábamos, nuestras ilusiones, etc. En definitiva, lo que nos hace felices. No obstante, no podemos olvidarnos de estas ilusiones, pequeñas metas o grandes sueños ya que también son importantes para nuestro bienestar. Aunque las readaptemos a nuestra situación, las modifiquemos un poco o las cambiemos porque ahora ya no nos motivan; no tienen por qué desaparecer aunque nuestra vida cambie.

Dejar de lado nuestra salud y autocuidado. Cuando nos convertimos en madres y padres, por la falta de tiempo y las prisas, muchas veces vamos a lo más rápido y cómodo. Por ejemplo, no dedicamos tiempo a cuidarnos, hacer deporte, mimarnos un poco, dedicar tiempo a nuestra autoimagen, etc. por sentirlo como una pérdida de tiempo o un “ya lo haré, no es importante”. Sin embargo, esto precisamente es un factor fundamental que hace que nos sintamos bien con nosotras/os mismas/os y que puede marcar una gran diferencia en que nuestra autoestima suba o baje.

Me siento culpable por pensar en mí, ¿soy egoísta?

La palabra egoísmo conlleva implícita una connotación negativa, es decir, por sí sola suena como algo malo. Parte de nuestra cultura nos inculca que debemos darnos a las/os demás y no a nosotras/os mismas/os. Sin embargo, existe también una parte del egoísmo que es bueno, el que llamamos egoísmo sano.

El egoísmo sano consiste en respetar las propias necesidades y sentimientos, es decir, estar a gusto con nosotras/os mismas/os, haciendo lo que nos gusta, dedicándonos tiempo para descansar, respetar nuestro espacio, hacer valer nuestros derechos y necesidades como personas, etc. En definitiva, se trata de estar a gusto en nuestro día a día para poder trasmitírselo a quienes nos rodean, por ejemplo a nuestras/os hijas/os.

No obstante, cuando pensamos en egoísmo solo hacemos referencia a la parte negativa; ese egoísmo se basa en exigirles a los demás, en buscar el beneficio personal por encima del de las/os demás, en pensar que soy la única persona importante, en que mis necesidades son las únicas válidas, etc. sin importar cómo se sentirán las demás personas. Evidentemente, este egoísmo no es sano ni tiene cabida en una relación madre/padre-hija/o.

¿Cómo cuido de mí mismo/a si no tengo tiempo?

Cuando pensamos en dedicarnos tiempo no sólo hacemos referencia a actividades o situaciones que sí conllevan un período medio/largo como irse de vacaciones, practicar un hobby varias horas a la semana, etc.; sino también a actividades cotidianas. Por ejemplo, estar 5 minutos más en la cama, leer un rato antes de irnos a dormir, sentarnos tranquilamente a comer, tomar un café, dedicarnos tiempo a ducharnos, preparar algo para comer que nos guste, entre otros. Es decir, dedicarnos tiempo para nosotras/os mismas/os no requiere un gran esfuerzo, sino que son pequeñas cosas que podemos convertir en un hábito; cosas del día a día que si no las hacemos nos hacen sentir que nos abandonamos y, sin embargo, si las hacemos nos sentimos mucho mejor (cada persona tiene las suyas, nosotras hemos puesto algunos ejemplos pero quizá no sean los que mejor se adapten a ti).

Si tienes hijos/as, tanto si eres mujer como hombre, y sientes que tienes dificultades de pareja, de estrés, de culpa, de autoestima o de cualquier otro punto que hayamos tratado en nuestro post, puedes ponerte en contacto con nosotras y haremos todo lo posible por ayudarte.

Publicado en Blog.